Bekia Viajes

Usuario:

Contraseña:

América del Sur / Brasil
 
 
FÚTBOL EN BRASIL

Rio de Janeiro, Recife o Brasilia. Un repaso a las sedes de la Copa Confederaciones y el Mundial

A falta de un año para el mundial de Brasil 2014 en el país carioca ya se vive el fútbol internacional con la Copa Confederaciones. Un paseo por sus grandes estadios y las ciudades que los albergan.
 

Brasil es fútbol, y en 2014 lo será más que nunca acogiendo el Mundial. En los últimos años el país ha vivido una carrera por tener a punto los grandes templos del deporte rey que albergarán la competición, y la prueba definitiva es la Copa Confederaciones. Recife, Rio de Janeiro, Brasilia, Fortaleza, Bello Horizonte y Salvador son las ciudades dónde se celebra este torneo entre los vencedores de las máximas competiciones internacionales.

Desde nuevos, modernos y ecológicos estadios que se han construido para la ocasión, como el Estadio Nacional de Brasilia, el Fonte Nova de Salvador o el Arena de Pernambuco hasta remodelaciones de alguno de los majestuosos recintos que ya fueron sede de la copa del mundo de 1950, que también se celebró en el país carioca, como el mítico Maracaná.

Recife y el Arena de pernambuco


Recife es uno de los lugares de playa por excelencia de Brasil. Capital del estado de Pernambuco, esta ciudad conserva los símbolos del dominio holandés que tuvo durante años y tiene el honor de tener una localidad declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, como es Olinda. Un paraíso de playa que cuenta con uno de los estadios más modernos del país, creado específicamente para el Mundial.


El nuevo Arena de Pernambuco tiene capacidad para casi 43.000 aficionados y ha sido ya testigo de la victoria de España sobre Uruguay en la fase de grupos de la Copa Confederaciones. Una prueba que ha pasado con nota al contar con las condiciones de los estadios más modernos del mundo. Recife es una ciudad que vive el fútbol intensamente y uno de sus equipos, el Náutico teñirá de rojiblanco este estadio durante los campeonatos ligueros, ya que se ha convertido en su sede.

Fortaleza y su renovado Estadio Castelao


El estadio Castelao lleva en pie desde 1973 albergando los clásicos entre los dos grandes clubes de la ciudad de Fortaleza, el Caerá y el Fortaleza, y ha sido completamente remodelado para albergar el gran evento mundialista. Durante la Confederaciones no solo verá jugar a dos de las grandes favoritas, Brasil y España, durante la fase de grupos, sino que también acogerá una de las semifinales.


Es el recinto más al norte que verá la Copa Confederaciones, en una privilegiada población que se abre a las aguas del atlántico con paradisiacas playas que por la noche se convierten en una auténtica fiesta. Además es otro de los lugares en los que los holandeses dejaron su huella, y su gran catedral recuerda a los templos más impresionantes de Europa.

Rio de Janeiro y el templo más famoso del fútbol, Maracaná


Viajando del extremo norte al extremo sur aparece Rio de Janeiro, la capital del carnaval, de la playa y como no, del fútbol ¿Quién no ha escuchado alguna vez la palabra Maracaná? Sin duda este estadio es un auténtico templo en el que vive la historia del fútbol, y ha sido completamente renovado. Su remodelación le ha dejado 'tan solo' 75.000 localidades, pero hasta 200.000 personas han llegado a congregarse en torno a su césped. Será el privilegiado escenario de la final de la Confederaciones.


En 1950, cuando Brasil también albergó la máxima competición del fútbol, se vivió en el interior de esta gigantesca estructura circular una de las finales más recordades de la historia, el 'Maracanazo', el fatídico día para los brasileños en el que Uruguay les arrebató con un 2-1 la copa más deseada del balompié. Además aquí se vive uno de los clásicos del fútbol brasileño entre los dos equipos que juegan como local en el estadio. Fluminense y Flamengo convierten en un hervidero el estadio con sus derbys.

Bello Horizonte y el Mineirao


Bello Horizonte es sinónimo del Atlético Mineiro y el Cruzeiro, dos de los grandes de Brasil que viven cada temporada en el Mineirao uno de los grandes partidos del fútbol brasileño. Una ciudad que ha vivido de la minería y que creció rápidamente hasta convertirse en la sexta ciudad más grande del país.


Su estadio impresiona, erigiéndose en una extensa explanada con su diseño circular y su capacidad para más de 60.000 espectadores. Ha sido completamente reformado para el Mundial de 2014, y además de un encuentro de semifinales de la Copa Confederaciones también acogerá una de las semifinales de la máxima competición. De Belho Horizonte saldrá uno de los finalistas de la segunda final de la Copa del Mundo en la historia de Brasil.

Brasilia, la capital anfitriona


Brasilia es la capital de Brasil que se ha constituido como una urbe moderna fundada en 1960 que sustituyó a Rio de Janeiro como centro de la política y la administración del país. Una ciudad de amplias avenidas y nuevos edificios de arquitectura casi futuristas a los que ahora se une uno de los nuevos estadios construidos con motivo del mundial.


Sustituyedo al 'Mané Garrincha', el nuevo estadio Nacional que será utilizado para los grandes eventos y actos culturales y cuenta con 68.000 localidades. Una estructura circular basada en el metal y en el respeto al medio ambiente con ausencia total de emisiones de CO2 y acceso por todos los medios de transporte público.

Salvador y su nueva fortaleza


Probablemente uno de los estadios más impresionantes de Brasil será el Arena Fonte Nova de Salvador de Bahía. Un estadio con capacidad para más de 50.000 espectadores que se levanta imponente junto a un parque y un pequeño lago y a solo un par de manzanas de las impresionantes playas de una de las ciudades con más historia del país sudamericano.


El nuevo estadio ha sido fruto de una inversión conjunta entre el gobierno brasileño e instituciones privadas y cuenta con un museo del fútbol, un restaurante panorámico e incluso hoteles y un centro comercial. Una auténtica macroestructura moderna que pasará a ser sin duda uno de los símbolos de la ciudad de Salvador.
B. Iru Pérez Cabrera | 19 de Junio de 2013